El compañero de la Mujer Salvaje

 Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

Hombres y mujeres se buscan a sí mismos, pero generalmente se distraen con placeres pasajeros y ciertas adicciones. A menudo olvidamos o ni siquiera llegamos a tener presente nuestros sueños y propósitos, nuestro camino espiritual. Nos distraemos, nos entretenemos con relaciones donde perdemos parte de nuestra consciencia, a veces durante demasiado tiempo. Descuidamos los alimentos del alma, aquello que verdaderamente nos nutre. El proceso de estar consciente de continuo sin sucumbir a las distracciones, adicciones y pseudorelaciones no es fácil. Necesitamos recordarlo una y otra vez para reconducirnos al sendero de la consciencia, comprometernos de verdad con nuestro proceso.

Es muy frecuente que las mujeres elijan hombres creyendo que podrán cambiarles con su amor, lo cual nunca sucede. Más bien se enganchan a una dinámica de rechazo y no aceptación que socava la relación. Otras veces sufren muertes lentas detrás de una esplendorosa fachada. Cuando una mujer se da cuenta de lo atrapada que está puede buscar una salida. Atrapada tanto por una fuerza exterior como por una interior, por ella misma. Lo peor es ser la propia “carcelera”, el asumir el desvalimiento y participar en la propia destrucción. Es un momento crítico en el que puede tomar la decisión de poner fin a esa situación, y para ello necesita conectar con su animus, con su energía masculina, una energía con movimiento y dirección que la ayudará a conseguir lo que se proponga.

Según la psicoanalista jungiana Clarissa Pinkola Estés, las mujeres deben esmerarse en elegir y relacionase con sus amigos o amantes. Muchas veces la mujer transfiere su fuerza y poder en nombre del amor, y esa clase de “amor” destruye la conexión con la fuerza femenina. Es preciso entonces recuperar aspectos que se habían depositado en el otro, como la fortaleza o la seguridad. Las mujeres deseamos un encuentro profundo e íntimo, y a menudo nos desgastamos y vaciamos de nosotras mismas. Nos entregamos al amor sin saber que para entregarse primero se ha de ser dueña de sí misma. La mujer necesita un amigo que también esté conectado con su corazón, que la respete profundamente, que preste apoyo a esa fuerza genuina femenina. Un verdadero amigo del alma.

La Mujer Salvaje desea un compañero que sea como ella, que se le pueda igualar. Según Pinkola Estés, si las mujeres quieren que los hombres las conozcan de verdad tienen que enseñarles un poco de sabiduría profunda. Muchas mujeres se han cansado de tratar de enseñar a hombres que no quieren aprender. Ahora bien, cuando ellos están dispuestos es el momento de revelarles porque su alma lo demanda.

Para ganarse el corazón salvaje de una mujer el compañero tiene que comprender la doble naturaleza de ella, sus dos polaridades, el masculino y el femenino, el animus y el ánima. Cuando una mujer desarrolla únicamente uno de las dos polaridades esta desequilibrada, lo que le impide el acceso a su fuerza interior.  Generalmente la mujer busca su parte masculina en el hombre, con lo cual deposita su fuerza y dirección lejos de ella. Ahora bien, esta doble naturaleza de las mujeres cuando están unidas en la conciencia y funcionan de manera integrada proporcionan un enorme poder.

Las mujeres desean encontrar un compañero que tenga la paciencia y el ingenio para comprender su naturaleza profunda. Una mujer que quiera que su compañero la conozca de verdad tiene que conseguir que él le pregunte: “¿Qué es lo que quieres?”, “¿Qué es lo que quiere tu yo profundo?”. Y si realmente se quieren conocer ella habrá de preguntarle a su vez lo mismo. El Hombre Salvaje, el amigo, compañero y amante más estimable es aquel que desea aprender.

 Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

El compañero de la Mujer Salvaje es el que posee tenacidad y paciencia espiritual, el que tiene voluntad para atisbar la naturaleza profunda de la mujer, el que regresa para comprender sin alejarse por aquello que le aparta de su propósito, el que no hacer uso de ese conocimiento para ejercer su poder sobre ella. Un hombre que capta su auténtica naturaleza, se deja sorprender, atemorizar y siente reverencia por lo que percibe y ve. Y permanece ahí, con ella. Porque amar el pacer es muy fácil, para amar verdaderamente se requiere de un “héroe” capaz de manejar su propio miedo.

Además, para crear un amor duradero ambos han de aceptar los ciclos Vida/Muerte/Vida e integrar la transformación en la relación, las sucesivas muertes y renacimientos, la infinidad de finales y comienzos que acontecen a lo largo de la relación. Hay que saber cuándo las cosas tienen que nacer y cuando hay que dejarlas morir. Dejar morir las falsas ilusiones, las expectativas, las fantasías de un amor agradable y romántico. Atravesar las diferentes fases eligiendo amar y permanecer al lado de alguien. Quedarse, cuando lo que se quiere es echar a correr. El Hombre y la Mujer Salvajes pueden conocer y compartir sus naturalezas instintivas con la confianza de que cualquier cosa que ocurra entre ellos será transformativa.

Es preciso comprender al otro y fortalecer la propia capacidad de amar. Amar a pesar de los miedos y las dudas, a pesar de las heridas y anteriores desengaños. Amar las heridas, carencias y partes “feas” del otro también, porque sin una tarea que suponga un reto no puede haber transformación. Es necesario un corazón dispuesto a morir y nacer, y a volver a morir y nacer una y otra vez. Un hombre que prefiera arriesgarse a explorar un territorio desconocido a permanecer en el seco y cómodo espacio conocido, a sabiendas de que aquello que teme es precisamente lo que le ayuda a sanar. Hay un guerrero espiritual en aquellos hombres que en su interior saben que quieren vivir, exponerse, entregarse, arriesgarse a abrir el corazón y amar. Un guerrero sabio que no tiene miedo a la muerte.

Un Hombre Salvaje es aquel que se atreve a curar sus heridas y disolver sus proyecciones, que se atreve a llorar su dolor y toma conciencia de cómo su existencia defensiva le ha protegido del amor. Un hombre que permita que se le rompa la coraza de su corazón y deje que brote un amor tan inmenso como el océano, que es lo que tiene para ofrecer a la mujer, para amarla plenamente, sin reservas. Cuando un hombre entrega su corazón se convierte en una fuerza asombrosa, se vuelve fértil; cuando integra su parte femenina intuitiva se vuelve inspirador. Al enfrentarse a la propia herida con compasión, al entregar su corazón el hombre lo gana todo, se completa. Ya no le teme a la fuerza salvaje de la mujer ni a los ciclos Vida/Muerte/Vida. Cuando integra su espíritu salvaje restituye su lugar de dignidad.

Algunas personas tienen el privilegio, después o mientras realizan un profundo trabajo interior, de crear un amor encarnado, hecho de pasión, confianza, afecto y compromiso. Una relación que se experimenta como una oportunidad de expandir el corazón y aprender a amar más profundamente. El otro es un buen amigo, alguien en quien confiar y ante quien desnudarse emocionalmente para mostrar las heridas y carencias sin temor. Una relación en la que comunicarse íntimamente, sin máscaras ni juegos defensivos. Al dejarse ver, al amarse de esta manera, al vivir una sexualidad sagrada se sanan mutuamente. En el compromiso de crecer juntos se transforman uno al otro y transforman su realidad. Sabiéndose seres completos en proceso de crecimiento se embarcan en un viaje de autoconocimiento en el que descubren en el compañero, en la compañera un “tesoro espiritual”. En la intimidad renuevan su amor mirándose a los ojos, aullando al unísono, dejándose conmover por el alma salvaje del otro. La relación es una vía espiritual para despertar a la totalidad de su Ser. Un vínculo así es una verdadera fuerza de la naturaleza.

A las mujeres que se desesperan al ver que pasa el tiempo y su compañero no aparece les digo: no desistas, sigue nutriendo tu día a día, ten fe, pídeselo al Universo y confía en que la vida lo traerá. Mientras tanto, conecta con tu instinto, vive, disfruta, crea, amate a tí misma, prepárate para abrirte al amor. Todo llega si de verdad creemos que nos lo merecemos. Ellos se están preparando, también. Como está escrito en Mujeres que corren con lobos: “Dicen que todo lo que nosotros estamos buscando nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos, nos encontrará. Es algo que lleva mucho tiempo esperándonos. En cuanto llegue, no te muevas. Descansa. Ya verás lo que ocurre a continuación”.

Texto original © Ascensión Belart.

Los contenidos y artículos de este blog están protegidos con derechos de autor “Copyright ©” se pueden reproducir o publicar en Internet parcialmente siempre que se ponga la referencia de la autora y el lugar de procedencia.

VIDEO   https://www.youtube.com/watch?v=g5fV2p9lQXY

Anuncios

57 pensamientos en “El compañero de la Mujer Salvaje

  1. Hola. Gracias. Estoy intentando transitar mi vida sola sin la compañía de un hombre hasta que aparezca el indicado, EL AMOR. Pero a veces me canso y tengo mucha necesidad de un abrazo masculino o de compartir algo distinto a lo que vivo con mis amigas o mi flia y en esos momentos me cuesta mantenerme centrada y tiendo a ceder, a aceptar “lo que hay disponible” en materia de hombres aunque sé que no es el amor. Entiendo que esa actitud me hace retroceder, no?
    Gracias

    Me gusta

    • Hola Carina, entiendo que es una decisión muy personal. Lo mejor es ser consciente y ver de que manera ceder o aceptar lo que hay disponible te sienta bien o mal, te centra o descentra, te proporciona energía o la disminuye. Es bueno que prestes atención a tus mecanismos y compulsiones, ver a dónde te llevan tus decisiones y no tomar una postura muy extremada. Puedes leer en mi blog Las heridas sexuales y La torre de marfil, encontrarás pistas sobre el tema.

      Me gusta

  2. Hola Ascensión!
    El texto es fantástico,esclarecedor,inspirador,no había leído nada tan “novedoso” en este aspecto.A mi me ha llegado mucho porque mi “pareja” es una “mujer salvaje”,todo el texto,entero,es un acierto.
    Has puesto las palabras exactas a mi relación,a lo que yo estaba viviendo,los patrones profundos arraigados no se donde ya, que se repiten y repiten y echan al traste todo el trabajo que uno hace de crecimiento y consciencia.
    He intentado muchas estrategias para llevarlo lo mejor posible,pero no han sido las correctas;siempre había unas fuerzas contrapuestas de rechazo y de atracción visceral que ahora entiendo después de leerte,es porque tengo a una mujer salvaje en frente;yo me debatía entre rendirme,lo cual me frustraba completamente y me hacia sentir pobre y mediocre,o ser el guerrero salvaje también,el héroe que quiere entregar su corazón para rendirse y ser invencible.

    Ahora lo entiendo mejor.Muchas gracias!!!
    (Esperó llegar a tiempo a mi mujer salvaje,mientras yo seré ese hombre salvaje también)

    P.D: otro día podrías escribir sobre el hombre salvaje,o sobre los hombres conscientes que poco a poco vamos apareciendo.

    Le gusta a 3 personas

  3. Yo también siento que está contenta,aunque,como decía en el otro texto,espero llegar a tiempo,la dinámica que teníamos hizo que lo dejáramos varias veces,me quedaba sin recursos y me rendía frustrado y contradecido a la vez ya que mi cuerpo vibra por esa mujer.Ahora mismo no estamos juntos y parece que ya no quiere más oportunidades,hasta ahora no llegué al nivel de héroe,que es lo que necesitaba.Puede que este texto haya llegado en un momento clave Ascensión!
    El héroe ya está a punto.

    Le gusta a 1 persona

    • Pq heroe? No hay necesidad… viviras toda la vida asustado de perderla si lees este blog. Se hombre si no quiere estar contigo por como eres. Que se joda!! Busca a otra y no vivas en funcion de una idea ridicula acerca de lo q es ser mejor o peor para una mujer. Cuando comienzas a sentirte poderoso las mujeres no te dejaran. El blog es delirio femenino.

      Me gusta

  4. ¿Es posible que en una mujer predomine el animus y no el ánima? ¿Cuando se observa que la mujer practica la castración simbólica de su pareja masculina, una y otra vez, y que dirige su vida con el principio de no compartir y de no implicarse, será que esa posibilidad arriba enunciada se ha hecho realidad? Un saludo de Ernesto.

    Le gusta a 1 persona

    • En efecto Ernesto, eso que planteas puede suceder. Somos una misteriosa mezcla del masculino de nuestro padre y el femenino de nuestra madre, e incluso existe la influencia de nuestros antepasados y de la enegía vital en el momento de la concepción. Hay múltiples aspectos que nos condicionan. Una mujer que se mueve en la esfera del padre puede desarrollar el masculino en detrimento de su parte femenina, y así ser más activa y emisora y menos receptiva e intuitiva. Saludos.

      Me gusta

    • Entiendo a lo q te rfieres….si, es cierto q hay fases n q estamos buscndo algo q no lo proporciona nuestra situacion, y el sexo se queda n segundo lugar..eso ocurre hasta q al fin aparece el hombre predestinado en el momento adecuado…
      Cuando la mujer con la q estás sigue buscando, quizas no sea la tuya…no?

      Le gusta a 1 persona

  5. En la obra de Tennessee Williams “Un tranvía llamado deseo” Blanche Dubois dice:

    “No quiero la realidad, quiero magia”

    Con estas sencillas palabras Blanche representa a un importante segmento de la humanidad. La realidad que vemos con los ojos del ego es tan insoportable que la mayoría de personas prefieren creer que las cosas son como a ellos les gustaría que fuesen, en lugar de como realmente son. Esta forma de autoengaño se conoce con el nombre de “psicofraude”. El psicofraude hace fácil evitar la realidad al proporcionarnos ilusiones consoladoras.

    Uno de los lugares donde con mayor frecuencia aparece el psicofraude es en las relaciones de pareja. Buscamos en ellas lo que no encontraremos nunca, sencillamente porque no esta ahí, pero nos engañamos una y otra vez pensando que “esta vez será diferente” cada vez que emprendemos una nueva relación. No importa qué tipo de relación se busque, ya sea un matrimonio, una pareja “sin papeles”, un follamigo o un simple polvo de una noche, el psicofraude se presenta siempre con los mismos lugares comunes y siempre hace acto de presencia, aunque travestido de muy distintas formas.

    Cuando llega el inevitable fracaso, el reproche es el arma favorita del ego, bien sea dirigido contra el otro o contra uno mismo, si bien lo primero es lo más frecuente. Uno siempre tiene razón, es el otro quien ha fallado, quien no ha hecho lo que debía y quien no ha cumplido la función que, obviamente, debe cumplir en estos casos.

    En tu artículo, el problema es el hombre, que no ha estado dispuesto a aprender ese poco de “sabiduría profunda” que la mujer se esfuerza por enseñarle hasta que la pobre se desespera y desiste. El texto está plagado de expresiones como “el compañero tiene que”, “un compañero que tenga”, “es el que posee”, “un hombre que”, “conseguir que él”… Condiciones a priori todas ellas que se convierten en explicaciones y justificaciones del fracaso a posteriori, además de en una jugosa enumeración de puntos susceptibles de reproche.

    No te canses, cariño, con un lápiz no vas a abrir una lata. Puedes intentarlo una y otra vez, buscar el mejor lápiz, pedirle todas las condiciones que se te ocurran, pero con eso no vas a abrirla porque un lápiz no es para eso. Pero puedes seguir aferrándote al psicofraude y autoconvenciéndote de que existe ese lápiz que abre latas.

    Buena suerte, la vas a necesitar.

    Le gusta a 1 persona

    • No has entendido el texto , al menos no como lo he entendido yo.
      Cada sexo tiene sus propias necesidades, de entre ellos para la mujer es muy importante sentirse comprendida… Cosa que a lis hombres les cuestas porque son un poco lerdos… Te responden de forma seca, y luego te preguntan porque estas enfadada (por ejemplo) es como si te tiro una estantería al pie, y te pregunto porque chillas…..

      Las mujeres constantemente les dicen a los hombres “cariño, ya no me quieres como antes” el hombre, disminuido por naturaleza, o se lo pasa por el forro y se despreocupada, o es necesario hablarle como a los tontos y explicarle la frase letra por letra, en su propio idioma para retardados. Porque si no no entienden ni captan el idioma en que hablan las mujeres. Una indirecta no es nada allá del otro mundo, pero ellos no las captan….

      El hombre que no aprende cada vez que la mujer le dice “ya no haces tal como antes” se arriesga a perderla, porque lógicamente ella se hartara de comunicarle que la esta dejando desatendida emocionalmente.

      Las mujeres son también mas susceptibles a las emociones, necesitan comprensión igual que los hombres quieren ser comprendidos sexualmente. Lejos de eso ellos las tildan de locas porque no las comprenden. Nosotras les comprendemos a ellos, pero son ellos quienes deben comprender que no somos objetos.

      Me gusta

  6. Francisco, si bien es cierto lo que dices de las falsas ilusiones que todos proyectamos en una pareja (tanto hombres como mujeres), y al que decidiste llamar “psico-fraude”, creo que has desinterpretado el espíritu de la nota publicada… Justamente, es un llamado a las mujeres que practican esas auto-ilusiones con los hombres para que vuelvan a su esencia y encuentren un compañero afín, una relación genuina, y no auto-engañada como las que abundan.
    Suerte para ti también

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola, Quiero hacer una sugerencia sobre el texto, todo este fragmento que has publicado hace parte de un capitulo del libro de MUJERES QUE CORREN CON LOS LOBOS , no haces referencia q no es d tu autoria o que es el libro de Clarissa Pinkola , y realmente me molesta que se publiquen cosas de otras personas sin hacer referencia al autor o al libro, simplemente por que yo tambn soy escritora y me parece importante resaltarlo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Daniela, en varias ocasiones cito en el texto a Clarissa Pinkola Estés y el libro Mujeres que corren con lobos, en esta entrada y también en la de El arquetipo de la mujer salvaje. Para mí también es importante resaltarlo, y creo que queda suficientemente claro en el texto.

    Me gusta

  9. Creo q está claro habla la autora del artículo del libro”Mujeres q corren con lobos”,,q pesada la gente q está siempre molestando a los demás con trabajos de otros y cosas q son tan evidentes..molestaros con quien realmente es tu enemigo,aquel q roba,miente y no hace nada

    Le gusta a 1 persona

  10. Las relaciones son parte del Karma, Acción reación. Solo cuando entramos en la meditación, en el silencio interno. Podemos relacionarnos sin proyeciones, solo viviendo las necesidaddes, sin deseo. Hay demasiada teorias, psicoanaliticas, y mucho de la nueva era, y caminos espirituales, son negocios montados , al igual que la ecologia. Debemos volver a nuestro ser verdadero. y el asunto, hombre mujer, estará resuelto.

    Le gusta a 1 persona

  11. Eso que dices Jorge requiere primero tomar conciencia de los condicionamientos personales y familiares, a la mayoría nos cuesta conectar sin más con nuestro ser verdadero, generalmente hace falta a la par hacer un trabajo personal que permita “desbrozar” todo lo que nos sobra, todos los patrones egoicos que no nos permiten tener una visión más pura, una presencia que borre las defensas y miedos egóicos, los velos ilusorios que no nos dejan ver las cosas tal como son, sin proyecciones. Observo que muchos hombres y mujeres nos hemos comprometido con ese camino y buscamos encontranos desde ese silencio interno.

    Me gusta

  12. “Cuando una mujer se da cuenta de lo atrapada que está puede buscar una salida. Atrapada tanto por una fuerza exterior como por una interior, por ella misma. Lo peor es ser la propia “carcelera””…estas palabras me tocan profundo, me hace mirar de frente esa polaridad tirana, la carcelera, digo, la que intenta ahogar mi libertad y la del Otro…que no es más que una niña aterrada, sedienta de amor, y que aún no ha aprendido o descubierto que ya le habita todo un manantial de afecto que está disponible siempre, dentro de ella…el camino de sanación femenina, tal vez, como ese viaje del héroe en el que el camino no es ninguna conquista externa, si no la conquista interior, abrazarnos fuerte y profundo, y hacer que todas las piezas que pensamos rotas, se unan, y darnos cuenta, que nunca estuvieron perdidas ni desunidas.
    Me ha encantadoel articulo, gracias! Natalie

    Le gusta a 1 persona

    • Excelente aporte de todos, hasta de los que no están de acuerdo, desde todos se fortalecen nuestras visiones y aclaran la conciencia. Es “el tema” de nosotras, mujeres fuertes, sabias y capaces de enfrentar muchas dificultades… hasta que entramos en una relación amorosa y “nos perdemos”. Agradezco que participen tantas personas comentando, no sucede frecuentemente. Al fin y al cabo, es lo que mas deseamos todos y todas, una relación de pareja nutricia y experimentando un amor que nos permita evolucionar paralelamente.

      Le gusta a 3 personas

  13. Tengo casi 42 años, es muy frustrante para mí el no haber encontrado todavía ese hombre con el que sea plenamente afín y sienta que es mi alma gemela. He invertido más de 17 años en un par de relaciones de las que no me ha quedado más que soledad. Me dejé llevar por la ridícula idea de “los polos opuestos se atraen”, sin entender que no pasaría más allá de eso, que no habría complicidad, unión, compañía, afinidad, lealtad y todo aquello que se requiere para poder llegar con alguien “hasta que la muerte nos separe”

    Le gusta a 1 persona

    • Caterika, entiendo tu frustración, sin ambargo la paciencia es el mayor acto de amor por uno mismo. A veces hay que recorrer un largo camino y pasar por varias relaciones para discernir y clarificar lo que ya no queremos más. Estos procersos en solitario son muy enriquecedores, y así por ejemplo cuando las mujeres integramos nuestro aspecto masculino ya no estamos tan necesitadas de los hombres. Hay que confiar y dedicarse a los propios asuntos sin desesperarse ni cerrarse a la vida, y disfrutar de ese tiempo para conocerse y amarse en profundidad. A mi entender, cuando se es jóven se busca el complemento, eso que uno no tiene integrado, pero llegados a una cierta edad lo que precisamos es alguien como uno mismo.
      En palabras de Bert Hellinger, el creador de las Constelaciones Familiares: “Tu imagen es demasiado pequeña para una relación duradera. Esta imagen únicamente llega para un amorío. Si, por el contrario, dejas que entre otra imagen que corresponda a tu dignidad y a tu fuerza, quizás también a tu vocación, entonces en ella podrá entrar alguien que reúna todos estos aspectos; y si después aún se añade amor y un poco de enamoramiento, bueno”.

      Me gusta

  14. Después de casi tres años de relación esta ha terminado. Tengo 45 años y mi expareja 46, una mujer bella, hombre en el alma, yo mujer en el alma. Ella me decía vivir el aquí y el ahora, creo que hubo psicofraude de mi parte. Ella es vegetariana y trató de llevarme, orientarme, ella aries, yo piscis, su ex-esposo piscis también, separada hacía diez años, con dos hijas con quienes realmente no me llevaba del todo bien. Yo divorciado y con tres hijos, viviendo con mi madre, intentamos vivir a que mi madre y la convivencia fue fatal, mi madre la veía como enemiga. Estoy trabajando en poder tener recursos suficientes para poder tener nuestro hogar, ya no será con ella, ya que dice que nuestro problema fue de índole económica, no quiere verme y rehuye, me dijo que nuestra relación se había terminado, así, concluyente, ella es algo radical, cuando dejó el café lo dejó, cuando dejó las carnes las dejó y a una ex-pareja que tuvo antes de mí, tres años, un coronel de la guardia nacional le brindó lujos y una vida social buena, no le dió casa y luego se fue porque era casado, ella lo sabía y bueno, fueron sus circunstancias, estaba sola, necesitaba companía y cuando lo dejó supe que más nunca, aunque él hasta hace poco le escribía ella no le contestaba. Me siento abatido porque veo como sin remordimientos me ha dejado y atrás quedaron esos días bonitos, algunos algo asperos sobre todo por mí, algo de mi mal carácter y humor, pero todo lo que podía darle lo hice. Ella me preparó desde el principio que nada era para siempre, que uno debe ser feliz con uno mismo pero llegó el momento donde siente que va a llegar a los 50 años y no tiene nada, ni carro ni casa, vive hace muchos años con quien era su suegra y con sus hijas de 21 y 18 años, siente que no avanzamos nada en prosperidad económica y aunque dice que soy un ser maravilloso dice que no por eso está obligada a permanecer conmigo toda la vida. Qué piensa al respecto?

    Me gusta

  15. CONTINUO…
    Probablemente tuve un juguete costoso y no lo supe mantener. Ella en los últimos meses me preparaba las tres comidas y me las daba en una vianda, para que en mi trabajo o con ella, el desayuno y cena, la compartieramos en el interior de mi carro, estacionados en un parque o frente al trabajo de ella, ya que labora en una estética corporal, es esteticista y yo abogado. Creo que tuvo paciencia, no sé si la justifico, pero tal ves fui su espejo y no quiso seguir con alguien que le manifestaba todo aquello que no quería. Dijo que ya no quería ilusiones, que cada vez veía más lejos el tren, refiriéndose a la crisis económica en mi país Venezuelay porque yo malbarataba el dinero, y tal vez es algo cierto, gano bien pero tengo que dividirlo entre mis tres hijos, mi madre y hasta hace quince días, en nosotros. Ella por el contrario demasiado medida con el dinero, casi a nivel de tacaña, con la misma ropa para ir al trabajo, un celular con más de siete años pero eso sí, cuando se arreglaba era una reina, una diosa, bella, linda, esbelta, curvilinea, cabellera clara, ocultando las canas y decolorando la raiz en tonalidad rubia. Un ser espiritual, que no juzga ni condena pero que es implacable cuando dice NO. Buscando un ser que se pueda alinear con ella, con mayor grado de desarrollo espiritual, buscando un ser de luz, paz y equilibrio y yo perfectamente imperfecto. Qué piensa al respecto?

    Me gusta

  16. Me enamoró su ser y creo que dificilmente con quienes ha estado la olviden, tanto es así que ya comenté, que el coronel con el que vivió casi cuatro años, le sigue o seguía escribiendo hasta hace poco. No se si será obsesión mía, amor, capricho, orgullo machista de tener a una hembra como ella, o sencillamente no era para mí. Tal vez intentamos llevar la relación y entre bemoles se cansó y tomó una actitud mía de enfado para argumentar el fin de la relación. Qué debería hacer? Pienso que me dio varias oportunidades y las desaproveché, creo en los milagros pero también siento el no retorno por parte de ella, fue puntual y sincera al expresarme que sentía que había cumplido un ciclo y que incluso las cosas que compramos, algunos enseres para preparar nuestra vida futura, ya no los veía, que me desea buena suerte y que me prepare y obtenga mis cosas por mi y para mi, no para ella, sino para mí porque ya no podemos estar juntos, dijo que ya no lo siente su corazón y me dijo que parecía extraño pero no me extrañaba, que se sentía bien tomar el bus y saludar a las personas y no tener la presión que yo estaba afuera y abajo, del edificio donde vive con la madre de su ex-esposo, esperandola ni con malas caras. A veces y siempre la buscaba a la hora que me decía, y en un 70% tenía que esperar hasta media hora a veces, debido a que vive en un piso 11 y los ascensores no funcionaban siempre y tenía que bajar por escaleras y las hijas me decía para que leas llevara a una parte y siempre, en un 90%, me dejaban esperando mucho rato, la hija mayor de ella es muy posesiva y celosa y cuando se dirigía a mí para una diligencia nunca me decía por favor o gracia. Disculpe que me hay extendido tanto, probablemente no pueda condensar en estas palabras mis angustias y miedos, que aunque suene duro decirlo, son emociones humanas que revelo sinceramente a usted para que entienda algo. Es mentira, no soy duro, soy sensible, no inflexible, trato de ser justo aunque a veces pareciera llenar mi vida de drama.

    Me gusta

  17. Hola Ricardo, gracias por compartir tu sentir en este Blog. Vuestra situación era complicada, al leerte me da la sensación de que los dos lleváis unas mochilas muy pesadas del pasado, y así las relaciones no prosperan, van lastradas. Ambos tenéis mucho lío familiar, además del lastre psicológico. A veces es mejor terminar una relación que va a trancas y barrancas para dárse un tiempo de recuperación. Me parece que ambos habéis perdido mucha energía en la relación, y así no puede funcionar. También parece que tu tenías un poco el rol de “hijo”. Mi sensación es que necesitas madurar de una vez por todas y hacérte cargo de tí mismo. Si ella te ha dicho que la relación se terminó, que no quiere seguir adelante contigo y te lo ha dicho por activa y pasiva, directamente y con señales claras, entonces, para que insistir? Te iría bien soltar, dejarlo ir y ocuparte de tí, buscar ese amor en tí mismo, ser el padre y la madre que necesitas contigo mismo, ocuparte de tus necesidades y aprender a amarte. Necesitas hacer un proceso de duelo con paciencia y amor. Puedes mirar en mi Blog “Separarse es decir adios”. Te iría muy bien contactar con un buen terapéuta. Te deseo lo mejor. Un abrazo.

    Me gusta

  18. Ricardo: “La manera más segura de volverse loco es mezclarse uno en los asuntos de los demás, y la más rápida de recobrar la cordura es ocuparse de los propios asuntos”. Melodie Beattie en Codependent no more.

    Me gusta

  19. ni tan salvaje ni tan sumisa, ahora q soy mama me doy cuenta q existe solo dos amores verdadero, el propio y el de madre, el de pareja tiene sus tiempos, su magia, pero pasa, los hombres son tremenda-mente absorbentes y agotadores. Lo siento.

    Le gusta a 1 persona

  20. me quedo con la parte de que la mujer elige mal a su pareja ,que espera que un energumeno aprenda o cambie,lo de la eleccion de la fachada pero esto es algo que viene desde la cuna , las mujeres enseñan a sus hijas a seguir y obedecer al hombre , realizarse a traves un hombre y entonces se ve a mujeres geniales ,inteligentes especiales malgastando su vida y dejandose la piel por hombres que que a su vez han sido criados por sus padres para ser energumenos , egoistas.ojala este circulo vicioso algun dia se revierta y no necesitemos feminismo ni machismo y entendamos que todos somos personas iguales con diferentes capacidades

    Me gusta

  21. Pues al menos al ver tantos comentarios de hombres como de mujeres, me queda claro que es un tema importante para los dos.. pero tambien lo que veo es queaveces no queremos comprender la parte del sacrificio, estamos acostumbrados a las reacciones inmediatas, al pago una vez despues de terminaod el trabajo… pero algo que encontre en lo profundo de este texto es el trabajo en soledad que debemos de vivir… un hombre o mujer salvaje como dice el texto, se tiene que entender, estar en silencio para escucharse y comprender cual es su camino… en el momento en el que nos confortemos en la soledad, por naturaleza lo tendremos que compartir, aveces es rapido otra veces en el ocaso… pero siempre llega, al menos eso es lo que puedo recoger de este texto, en el que me vi reflejado y marco una mueca de felicidad en mi rostro, todos buscamos eso… es la naturaleza del hombre, pero poco te dan un camino con corazon… gracias por el texto fue muy enriquecedor…

    Le gusta a 1 persona

  22. Estoy realmente, sorprendida.

    No hace mucho inicie el proceso de despertar la conciencia, el entendimiento del amor, el desapego. Siempre he sido solitaria, y la única relación que tuve fue destructiva. El cambio a sido bueno y ahora que leo esto, tengo la certeza de que encontré a un hombre salvaje que ha resultado ser mi guía en este proceso, Realmente me enseña sobre sabiduría, su paciencia es grande, y siempre pregunta ¿Tu que quieres? ¡Pareciera que me lo acaban de describir!

    Agradezco leer esto porque tenia dudas al respecto, y a pesar de eso mi corazón decía que debía continuar en este viaje junto a el.
    Ahora, ya no hay duda, tengo la SEGURIDAD de continuar. Se que hay mucho por aprender, conocer y compartir, pero me siento feliz y agradecida de haberlo encontrado en mi camino.

    Muchas gracias.

    Le gusta a 1 persona

  23. Hola, buena tarde, estoy en el proceso de dejar a mi pareja, tengo 3 años con el y desde que lo conocí tenia problemas de drogas y siempre pensé que hiba a cambiar y llegue hasta a pensar que era algún karma que traía con el que tenía que solucionar para seguir adelante con mi vida, soy muy espiritual y el simplemente no cree en nada, tuve que escapar sin que lo supiera porque no me suelta, y ahora su mama no deja de llamarme y decirme que si regreso con el me va a poner un negocio y haciendo cualquier cosa para convencerme, de verdad lo quiero pero ya no puedo estar con el, tengo una hija de 12 años y solo quiero que no me busque mas, su mama dice que tenemos que luchar, pero como luchar por algo que ya no esta?

    Me gusta

Me gustará saber tu opinión. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s