El carácter es destino

Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

En los últimos años algunas personas allegadas a mí y otras más o menos cercanas han enfermado de gravedad o han muerto. Observo que después de vivir un tiempo, la vida nos pasa factura, las aficiones dejan secuelas y la realidad nos confronta. Algunos se empeñan en hacer un culto al cuerpo y otros lo maltratan. Es bueno honrar el cuerpo como vehículo de nuestra alma, respetar sus necesidades y ser responsables de nuestra salud y bienestar en un sentido amplio. Ahora bien, ciertamente una enfermedad puede ser el punto de partida para una profunda transformación a nivel físico, emocional, relacional y espiritual.

Hay personas que viven en una perpetua huida hacia delante, creyéndose indestructibles, dejando cargas económicas y viviendo al límite. Vivir una vida de riesgos tiene un precio, antes o después se pone delante. Los hay adictos al trabajo y al triunfo social, dependientes de la mirada y el reconocimiento externo, quienes solo paran cuando no pueden dar un paso más. Los hay que viven aislados, prescindiendo del mundo, encerrados en su torre de marfil, y mueren como viven, solos. Algunos se apegan al dolor y no son capaces de disfrutar cuando la vida les ofrece el lado dulce, mientras que otros se esfuerzan por evitar el dolor conformándose con la mitad (agradable) de la existencia.

No son pocos los que se tapan los ojos y miran hacia otro lado ante los indicios y síntomas de que algo no va bien. Pensar que ciertos hechos van a desaparecer espontáneamente es una falacia. El autoengaño no hace que las cosas dejen de existir o sean diferentes. Al final la vida nos enfrenta, nos acorrala, nos pone contra las cuerdas. Antes o después hay que afrontar, tomar conciencia, poner luz a la existencia.

En efecto, el dolor y los desafíos personales, los nudos relacionales, las contradicciones internas se afrontan… o se posponen y se cargan. La vida produce remanentes, las relaciones generan residuos. Mirar para otro lado, esconder la cabeza como el avestruz, ocultar los desechos bajo la alfombra son actitudes infantiles e ingenuas. La inconsciencia tiene un precio elevado, genera sufrimiento. Es necesario hacer espacio al dolor, a lo que sucede, a lo que ES. Mirarlo de frente. La toma de conciencia genera salud, nos regenera y vivifica. Nos conviene ver y afrontar sin negar, obviar o arrinconar las emociones y los conflictos internos. A partir de la mitad de la vida la factura se va engrosando, los excesos y privaciones a nivel físico, emocional o relacional, la exposición a conductas de riesgo y el olvido de sí tienen consecuencias. Es fundamental llevar una vida equilibrada en todos los ámbitos y sentidos.

La vida se empeña en transformarnos. Nos despierta, lastima, zarandea, estruja. Nos atraviesa para que integremos en nuestras células las polaridades que la conforman: luz y oscuridad, masculino y femenino, placer y dolor, alegría y tristeza. Para que tomemos conciencia de lo verdaderamente esencial en la vida: el amor. La resistencia a la vida, al amor y al dolor genera malestar, enfermedad y sufrimiento. ¿Cómo afrontamos la parte escabrosa y amarga de la existencia? ¿Qué hacemos con el dolor? ¿Cómo llenamos el vacío existencial?

Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

Llegamos al mundo siendo esencia, luz y amor. Nos construimos una coraza defensiva, un carácter o personalidad para sobrevivir, por miedo al vacío, a lo desconocido. Con el  tiempo, el carácter toma el mando y nos precipita hacia el destino. La parte oscura, lo inconsciente toma las riendas y ahoga nuestra esencia; terminamos viviendo poseídos por la coraza, las manías y la neura. Algunos tragan y se protegen acumulando sobrepeso, otros se anulan en la relación y soportan lo insoportable; hay personas acusadoras y rígidas, y otras que lo permiten, se culpabilizan y cargan. Si miramos a nuestro alrededor, ¿a cuántas personas conocemos que llegado un momento manifiestan los excesos, las inercias y el deterioro a nivel físico y emocional?

Al gran filósofo griego Heráclito se le atribuye el axioma: “Carácter es destino”. Carácter significa “grabado”. Son las fijaciones, la estructura rígida que nos mantiene acorazados, el “genio y figura”. Cada personalidad tiene su motivación principal, sus inercias y una pasión que le gobierna, lo que explica que se repitan las vivencias y experiencias, las tendencias inconscientes que a veces pudieran parecer “mala suerte”. Nos identificamos con la máscara, con eso que no somos y nos perdemos, no nos vemos ni nos dejamos ver. Nos creamos un personaje con un sistema de defensas -la propia neurosis-, ante el miedo ontológico y la angustia existencial. Parafraseando a Gurdjieff, no nos conocemos, nos suponemos. Para salir de la cárcel del ego hay que desenmascararse. Preguntarse ¿Quién soy? Una vez más, C. G. Jung acierta al afirmar: “La gente podrá hacer cualquier cosa, no importa cuán absurda, con el fin evitar enfrentar su propia alma”.

Ya en la antigua Grecia, en el la entrada al templo de Delfos estaba escrito: Gnothi seauton, “Conócete a ti mismo”. Hoy crece el número de personas que se quieren conocer, sin embargo, muchos prefieren vivir una existencia distraída. Distraerse es olvido de sí, ignorancia de uno mismo, evitar la realidad por miedo, engañarse. Cabe preguntarse: ¿Con qué me evado, me alejo de mí y de mis necesidades? ¿Cómo dejo de habitarme y me convierto en un disfraz, una caricatura de mí mismo? ¿De qué maneras me engaño y me ignoro? ¿Qué hago para distraerme: trabajar demasiado, ver televisión, tabaco, drogas, cirugía estética, pasatiempos varios, comer, estar en el bar, internet, relaciones tóxicas…?

Hoy tenemos a nuestro alcance muchas alternativas para tomar conciencia, ver, verse: hacer terapia individual y terapia de grupo, asistir talleres de autoconocimiento, hacer rituales chamánicos, trabajo corporal, arteterapia, llevar un diario, meditar… para evitar caer en los patrones neuróticos, el autoengaño y el punto ciego de cada carácter. Necesitamos un trabajo de individuación, de sanación y toma de conciencia para liberarnos de nuestros condicionamientos caracteriales, familiares y sociales, incluidos los de los ancestros.

Jung dejó escrito: “Tanto nuestra alma como nuestro cuerpo se componen de elementos que todos estuvieron ya presentes en la serie de antepasados”. Y también: “Hasta que lo inconsciente se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú le llamarás destino”. En línea va orientado el trabajo de constelaciones familiares de Bert Hellinger. Por su parte, Enric Corbera afirma que el consciente opera en un 5%, y el 95% restante estaría a cargo del inconsciente, los programas ocultos, patrones y condicionamientos. Es un hecho que veo una y otra vez en consulta: aquello que no hacemos consciente nos acontece como destino.

En la veintena y treintena se experimenta y se arriesga al sentirse invulnerable. A los cuarenta se toma conciencia de que la vida pasa y uno se pregunta qué es lo que quiere hacer que aún no ha hecho. La crisis de los 40 es una oportunidad para transformar la vida y vivirla de una manera más consciente y auténtica. Si no se aprovechó, a los 50 vuelve a haber otra oportunidad para hacer cambios y atreverse a elegir el camino no transitado, soltar los apegos y los miedos, afrontar justamente aquello que se estuvo evitando. Pero no hay más ciego que el que no quiere ver. Como dijo Jung: “Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”. Por fin, cuando no se tuvo el coraje de arriesgarse, a partir de los 60 la pregunta es más bien: ¿qué he hecho con mi vida? Entonces, como un autómata sonámbulo ya va dirigido hacia su destino, es presa conducida por su carácter. Cierto es que hay también acontecimientos sorpresivos y fortuitos que trascienden nuestro entendimiento, destinos que se ven unidos incomprensiblemente al de otros, y también hay milagros. Todo nos condiciona y configura.

Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

Al encarnarnos adquirimos una personalidad, olvidamos la esencia, nos alejamos de nuestro centro. Por eso todos los caracteres del eneagrama están situados igual de lejos del centro. Hay personas que necesitan abrirse al mundo mientras que otras necesitan dejar de huir y conectar consigo mismas. Los rígidos perfeccionistas necesitan relajarse y disfrutar, a riesgo de que su corazón se vuelva de piedra. Los rencorosos resentidos ven peligrar la salud de su hígado mientras no amen y perdonen. Los miedosos necesitan conectar con lo salvaje e instintivo y atreverse a vivir desde el coraje de su corazón. El perezoso postergador, un año de egoísmo y tomar plena conciencia de sí. Los que van de sobrados, dadores generosos, precisan mirar hacia dentro. Los gulosos y seductores compusivos, un año de abstinencia. Los hay que necesitan desapegarse del sufrimiento, mientras que otros precisan entrar en el dolor. Todos necesitamos conectar con la inocencia y la espontaneidad, sabernos merecedores de lo bueno, dejar de depender de la mirada del otro. A saber: los que necesitan que se les vea tiene que verse a sí mismos.

La salida de la neurosis siempre va en dirección contraria a las inercias y a la pasión del eneagrama que nos domina, atreverse a hacer aquello que nunca te atreviste a hacer; ser valientes, tomar conciencia del discurso mental que cada uno se cuenta, proponerse tareas concretas. Todos necesitamos reequilibrarnos: los caracteres emocionales necesitan ponderación, compensar con lo racional; los mentales más tierra, realidad e instinto; los viscerales sentir, empatizar, ver al otro. Lo que nos sana a todos es la plena atención a los propios mecanismos condicionantes, trabajar el autoengaño con la toma de conciencia, meditar.

Algunas personas no maduran, pasan de estar verdes a pocharse directamente. Estar sano, madurar bien es tener un ego liviano y flexible, y un corazón tierno y dulce. Estar conectado consigo mismo, viéndose y viendo al otro, expuesto al amor y abierto a la vida. El autoconocimiento es transformador. Para ello, es preciso involucrar al testigo interno, mantener la presencia momento a momento, y así la zona libre de juicios y condicionamientos irá ganando terreno. Poner la personalidad al servicio de la esencia, alinear el carácter con el Espíritu, dejarle las riendas. Cuidar la relación con uno mismo, atender el jardín interior, limpiarlo, nutrir la tierra, arrancar las malas hierbas, regalarse tiempo. El adquirir el compromiso de darse cuenta proporciona una notable libertad. Siendo así, de seguro conseguiremos ir puliendo el genuino diamante que todos y cada uno somos, crear una vida singular y hacer de nuestra existencia una preciosa obra de arte.

Las personas nacen suaves y blandas;
muertos son rígidos y duros.
Las plantas nacen flexibles y tiernas;
muertas, son quebradizas y secas.
Así, quien sea rígido e inflexible
es un discípulo de la muerte.
Quien sea suave y adaptable
es un discípulo de la vida.
Lo duro y rígido se quebrará
Lo suave y flexible prevalecerá.

 Lao-Tsé. Tao Te Ching.

Texto original © Ascensión Belart.

Los contenidos y artículos de este blog están protegidos con derechos de autor “Copyright ©” se pueden reproducir o publicar en Internet parcialmente siempre que se ponga la referencia de la autora y el lugar de procedencia.
Anuncios

7 pensamientos en “El carácter es destino

  1. Es un placer leer tus palabras. Me voy sintiendo identificada en ellas, una buscadora que empezó a tomar conciencia y preguntar el sentido de la vida, hace ya unos 7 años… En parte tuvo mucho que ver tu libro “Un viaje hacia el corazón”.
    Muchas gracias Ascensión.

    Le gusta a 1 persona

Me gustará saber tu opinión. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s