L o v e

Love by Alexander Milov

Love by Alexander Milov

El artista ucraniano Alexander Milov sorprendió y emocionó al mundo el pasado año con esta escultura que representa a dos personas sentadas dándose la espalda, mientras dos niños atrapados en su interior intentan acercarse uno al otro. Es una obra que evoca las dificultades de entendimiento y los conflictos habituales en las relaciones interpersonales: mientras los egos compiten, se enojan, se cierran, se distancian, se defienden, no se atreven a mostrar su vulnerabilidad… y sufren, el niño y la niña interior anhelan estar en contacto, se buscan para unir sus corazones desde la luz y la transparencia de su inocencia y la pureza de un amor incondicional.

La originalidad de esta escultura reside en que pone de manifiesto y hace visibles en un espacio público y de forma artística dos aspectos de las personas: el adulto que somos y el niño que fuimos, nuestra parte mental y la emocional. Al crecer, nuestra parte adulta toma el control y deja de ver al niño, se distancia y deja de lado una miscelánea de necesidades y sentimientos porque no sabe cómo manejarlos, lo que supone ahogar y reprimir una parte esencial de la totalidad de la persona. Y aunque a Dios gracias no consigue que desaparezca por completo, sí que trae como consecuencia un montón de conflictos y luchas internas.

De una forma u otra, todos fuimos niños heridos. Sencillamente, porque somos seres vulnerables susceptibles de ser heridos. Muchas personas lo sienten y me preguntan qué hacer para curarse. Y yo les digo: las heridas emocionales del niño interior se sanan abrazándolas. Hablo de abrazarlas en sentido literal y figurado. Es necesario un proceso de conexión con nuestro niño interior, hablar con nuestro corazón y pedirle que nos exprese cómo se sintió, que le dolió y en que formas fue herido o se sintió abandonado, rechazado o ascendido a un lugar de adulto y tuvo que ser, por ejemplo, confidente del padre o la madre. Esto suele generar y sacar a la luz un dolor que a veces es difícil de sostener a solas, por eso es importante contar con un buen terapeuta que acoja y de cabida a todas esas emociones.

En este proceso, es necesario llorar, gritar y dar rienda a suelta a todo ese dolor, y desde el adulto en que nos hemos convertido acogerlo, abrazarlo, darle permiso para protestar. Acunarlo, sostenerlo y decirle que a partir de ahora le vamos a escuchar y le vamos a tener en cuenta, cómo no lo fue antes por los adultos de referencia, y tampoco por nosotros mismos. A partir de ese momento estamos en conexión, le escuchamos, atendemos y damos eso que necesita y que le faltó en la infancia: cariño, atención, amor, tiempo, valoración, respeto etc…

Ahora bien, no se sana al niño interior de un día para otro. Hay heridas tan graves que precisan de un largo proceso terapéutico. Hay que restituir el amor que faltó día a día, sabiendo que los padres no pudieron dar más y que hicieron lo que pudieron debido a sus propias carencias y heridas de infancia. Ahora es el momento de que cada uno se haga cargo de sus necesidades y sentimientos y deje de añadir más dolor y/o abandono al que ha habido hasta el momento. Uno se abraza, se escucha y se tiene en cuenta en el día a día con ternura, comprensión y amor. En algunas ocasiones también hay que ponerse límites y/o disciplina con amorosa firmeza. Así, dejamos de ser víctimas y nos hacemos responsables de nuestro bienestar y felicidad, lo que garantiza en buena medida unas relaciones adultas sanas.

Una y otra vez observo en mis sesiones de terapia lo desconectadas que están algunas personas de su corazón. Cuando ignoramos, abandonamos y no escuchamos al corazón no por ello deja de existir, para ser visto se hace presente desarrollando diferentes síntomas. El corazón es nuestra esencia, la energía vital, la creatividad, la capacidad de sentir, amar y disfrutar de la vida. El niño y la niña que fuimos. Vivir ignorando esta parte deviene una existencia seca y árida, carente de alma.

Es necesario unir mente y corazón, que estén bien alineados y afinados, en perfecta armonía y cooperación. La conexión es a través del diálogo interior. Ejercitar una mente presente y serena que escucha amorosamente y tiene en cuenta al corazón, que apacigua y da confianza al niño interior. Un adulto consciente y responsable que escucha sus necesidades y se hace cargo de sí mismo, que busca su bienestar y felicidad. La verdad, no sé qué es más difícil, si dar espacio y atender al corazón o desarrollar esa clase de adulto.

Recuerda: todo lo que necesitas es amarte a ti mismo.

Love by Alexander Milov

Love by Alexander Milov

 

Texto original © Ascensión Belart.

Los contenidos y artículos de este blog están protegidos con derechos de autor “Copyright ©” se pueden reproducir o publicar en Internet siempre que se ponga la referencia de la autora y el lugar de procedencia.
Anuncios

Un pensamiento en “L o v e

Me gustará saber tu opinión. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s