Reencuentro en la Toscana   

De vuelta de mis vacaciones en la Toscana y el Valle del Chianti con mis hermanas, tras reencontrarnos después de varios años sin vernos, que ha supuesto un profundo reset físico y emocional para disponerme a retomar el otoño renovada y con energías. Semanas después, aún sigo saboreando momentos y me veo en cada una de ellas: mujeres transitando una etapa de madurez, conscientes y en proceso de autoconocimiento y evolución permanente. Hermosos espejos en los que mirarme.

Hablamos de la vida, del amor y la muerte. Hablamos de nuestros seres queridos y ancestros que ya no se encuentran entre nosotros; hablamos de nuestra infancia y de las relaciones interpersonales con nuestros allegados: parejas (y como no, ex parejas), hijas, hijos, nietas y nietos; de nuestros vínculos afectivos, del placer en la vida cotidiana y de la nutrición a todos los niveles. Cocinamos, caminamos, nos abrazamos, reímos a carcajadas, percibimos y nos maravillamos de la belleza que nos rodea.

La belleza alberga el don de elevar el Espíritu.

Día a día, repetimos nuestros rituales al comenzar y acabar la jornada, compartimos intimidad, respeto, confianza y apertura de corazón. Estamos alineadas y vibramos en la misma frecuencia, lo que facilita la convivencia. Observo que somos diferentes versiones de nuestros padres, encarnamos diferentes matices de aspectos y particularidades de nuestra madre, de nuestro padre y de la combinación de ambos que manifiestan diversas facetas del Alma Familiar.

Observo las dinámicas entre nosotras, la ternura, el amor y la confianza mutua, las miradas de amor y admiración, las miradas de complicidad. Nos cuidamos y a veces también nos rozamos, algo nos «rasca» al manifestarse viejos roles y patrones de personalidad gestados en la infancia, conductas que rápidamente buscamos reparar para generar nuevas dinámicas más elevadas e inclusivas. Sabemos que las rosas tienen espinas.

Las sulfurosas aguas termales de Saturnia en armónica conspiración con la Luna conjunta a Júpiter se llevan las espinas de antiguos resentimientos y tristezas y suelto, dejo ir y me inclino ante la realidad tal y como ES. En Orvieto mi alma se eleva al ser testigo de la extraordinaria belleza y perfección de la fachada de la Catedral resplandeciendo a la luz del atardecer.

Mujeres que han conquistado su soberanía, que han equilibrado e integrado en buena medida su parte masculina, que asumen sus sombras, que aceptan la responsabilidad de su vida y de sus actos, que se permiten brillar sin opacar, que gozan de sus cuerpos; mujeres que se manifiestan más desde su esencia que desde su personalidad, que piden disculpas y asienten a la realidad tal como es. Mujeres que honran y celebran los profundos vínculos que las unen.

Disfruto de la feminidad de lo venusino, de la belleza, de la sintonía, de la complicidad de la sororidad. Disfruto de las suaves ondulaciones de las montañas, de la verdosa transparencia de los viñedos, de los esbeltos pinos con la copa perfectamente redondeada, de la elegancia de los abundantes cipreses señalando al cielo, de las carreteras serpenteadas, del paisaje expandido, de los atardeceres rosados y de las deliciosas frutas, verduras, quesos y vino de la región.

Y doy gracias, agradezco cada momento: los baños en la piscina desnudas viendo la puesta de Sol, las bromas, las risas, la pasión compartida por el jengibre, las conversaciones trascendentes e intrascendentes, el cocinar juntas, los juegos intentando imitar la preciosa musicalidad del idioma italiano. Y agradezco también la buena disposición de mi sobrina y su familia italiana.

Molto gentile, mi piace tantissimo, pazzesco, grazie mille!

¡GRACIAS de corazón hermanas por las experiencias compartidas estas semanas!

Texto original © Ascensión Belart

LOS CONTENIDOS Y ARTÍCULOS DE ESTE BLOG ESTÁN PROTEGIDOS CON DERECHOS DE AUTOR “COPYRIGHT ©” SE PUEDEN REPRODUCIR O PUBLICAR EN INTERNET SIEMPRE QUE SE PONGA LA REFERENCIA DE LA AUTORA Y EL LUGAR DE PROCEDENCIA.

Me gustará saber tu opinión. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s