El poder de la responsabilidad emocional

Alix Aymé, The girl with golden ayes

¿Maestro, que significa trabajar con uno mismo?

Es dejar de esperar que el otro cambie.

Últimamente estoy trabajando en consulta con varias parejas y advierto que una gran mayoría de personas sigue esperando que el otro cambie, lo que es una absoluta pérdida de tiempo y de energía porque así no funcionan las cosas. Se cambia por propia voluntad, mediante un trabajo honesto y comprometido y no porque el otro lo espere, exija o reclame.  

Es curiosa la dificultad que tienen algunas/os para pedir lo que necesitan que pone de manifiesto la creencia de no merecimiento arraigada en la infancia al sentir que mamá y papá no estaban disponibles y no se lo iban a proporcionar. Han interiorizado un patrón de retraerse, callar, resentirse, exigir, reclamar y dolerse, en lugar de pedirlo por las buenas. Cuando se repiten actitudes de quejas, exigencia y reproches las cosas se mantienen igual hasta que empeoran; tu pareja no te lo va a dar porque te quejes, hagas reproches, cuestiones o critiques, la única posibilidad es arriesgarse a pedirlo. Aprender a pedirlo bien.

Sigue leyendo

Reencuentro en la Toscana   

De vuelta de mis vacaciones en la Toscana y el Valle del Chianti con mis hermanas, tras reencontrarnos después de varios años sin vernos, que ha supuesto un profundo reset físico y emocional para disponerme a retomar el otoño renovada y con energías. Semanas después, aún sigo saboreando momentos y me veo en cada una de ellas: mujeres transitando una etapa de madurez, conscientes y en proceso de autoconocimiento y evolución permanente. Hermosos espejos en los que mirarme.

Hablamos de la vida, del amor y la muerte. Hablamos de nuestros seres queridos y ancestros que ya no se encuentran entre nosotros; hablamos de nuestra infancia y de las relaciones interpersonales con nuestros allegados: parejas (y como no, ex parejas), hijas, hijos, nietas y nietos; de nuestros vínculos afectivos, del placer en la vida cotidiana y de la nutrición a todos los niveles. Cocinamos, caminamos, nos abrazamos, reímos a carcajadas, percibimos y nos maravillamos de la belleza que nos rodea.

La belleza alberga el don de elevar el Espíritu.

Sigue leyendo

El lado oscuro del corazón

© Aina Climent Belart

© Aina Climent Belart

Toda sombra es, al fin y al cabo, hija de la luz y solo quien ha conocido la claridad y las tinieblas, la guerra y la paz, el ascenso y la caída, solo este ha vivido de verdad. Stefan Zweig (1940)

Jung denominó sombra a aquellos rasgos o características psicológicas que están ocultos, que han sido suprimidos o rechazados, a los contenidos inconscientes que aún no han visto la luz. La sombra está formada por todos aquellos aspectos, emociones y conductas que uno cree inaceptables y por eso rechaza, como la rabia, los celos, la mentira y la vergüenza. También pertenecen a la sombra el orgullo, la lujuria, la gula y las tendencias agresivas, actitudes que con facilidad proyectamos y reconocemos en los demás. Sigue leyendo

Los síntomas son el lenguaje del alma

© Aina Climent Belart

© Aina Climent Belart

A lo largo de nuestra vida tenemos que afrontar determinadas situaciones generadoras de tensiones y conflictos. Además hay una serie de acontecimientos que son especialmente estresantes, como la muerte de la pareja, la separación y el divorcio, el fallecimiento de seres queridos, los despidos o reajustes en el trabajo y la jubilación. Lo que tienen en común todas estas circunstancias es que nos obligan a adaptarnos, nos apremian para que aceptemos los cambios que conllevan, lo que implica, por una parte, incorporar algo nuevo −que de entrada nos da miedo− y, por otra, dejar que se vaya algo que conocemos −que aunque doloroso resulta a la vez tranquilizador. Sigue leyendo

Los arquetipos animus, ánima

19 marzo, 2014

© Aina Climent Belart

© Aina Climent Belart

La polaridad universal entre el principio masculino y el femenino tiene lugar también dentro de cada hombre y cada mujer. Somos la unión de un óvulo y un espermatozoide, tenemos hormonas masculinas y femeninas, lo que significa que tenemos acceso a un amplio abanico de energías masculinas y femeninas.

El animus y el ánima son arquetipos internos o representaciones inconscientes. Jung, psiquiatra visionario cuya obra mantiene hoy una extraordinaria vigencia, denominó animus a la parte masculina de la psique de la mujer, y ánima a las cualidades femeninas de la psique del hombre. La polaridad masculina implica movimiento, es la acción de engendrar, de penetrar, la capacidad de explorar el mundo y de ir en busca de lo que se quiere. Es la iniciativa, la lógica, la mente. La polaridad femenina es la capacidad de entrega y de receptividad, la ternura, fecundidad, contemplación e intuición. El cuerpo frente al espíritu. Sigue leyendo

El mito de Arcadia

24 febrero, 2014

Arkadia from Made in video on Vimeo.

Imágenes oníricas de la recreación del mito de Arcadia, una región de la antigua Grecia. Un país imaginario creado y descrito por poetas y artistas del Renacimiento y el Romanticismo. Un lugar donde reina la felicidad, la sencillez y la paz en un ambiente idílico habitado por una población de pastores que vive en comunión con la naturaleza. Sigue leyendo

La torre de marfil

11 febrero, 2014

© Aina Climent Belart

© Aina Climent Belart

En numerosas ocasiones he escrito y hablado con convicción sobre las bendiciones de la soledad. Estar solo es necesario, especialmente tras la ruptura de una relación: darse un tiempo para hacer el duelo, ocuparse de sanar las heridas, aprender a amarse, cuidarse y respetarse. Es un proceso indispensable para madurar e incorporar al adulto, y convertirse en el padre y la madre que uno necesitó. Lo que llamo hacer el ocho: hacerse cargo del niño interior, llenar los vacíos y las carencias de la infancia, aprender a sostenerse. Sigue leyendo

La proyección: el que lo dice lo es

28 noviembre, 2013

Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

 

Todo es proyección. Bueno, todo es quizás demasiado decir, sin embargo una vez leí que el 90% de la percepción es proyección. Somos como un proyector de películas que emite sin parar. Creemos que percibimos la realidad cuando lo que hacemos es proyectar nuestros contenidos conscientes e inconscientes en ella, volcamos creencias, juicios, opiniones. Interpretamos la realidad, la percibimos a través del filtro de nuestra personalidad y condicionamientos. No vemos la realidad como es, sino como somos. Eso que tan claramente veo y atribuyo al otro… es mío. Sigue leyendo

Falling in love

20 abril, 2013

 

Foto © Aina Climent Belart

Foto © Aina Climent Belart

 Es primavera. En el reino animal se repiten una y otra vez los rituales de cortejo y acoplamiento, en los seres humanos es el momento ideal para enamorarse. Y así, a veces después de una larga andadura en solitario, como un regalo, nos sorprende el amor. Uno se prepara conscientemente para la llegada del amado, de la amada, y cuando llega siempre sorprende. Los caminos se habían ido cruzando sin que lo supiésemos, las almas se buscaban, sucede que alguno de los dos se fijó primero en el otro. Sigue leyendo

Lo nuevo

8 diciembre, 2012

 

© Aina Climent Belart

© Aina Climent Belart

 Lo nuevo es un territorio virgen, inexplorado, es un salto cualitativo a otra dimensión. Lo nuevo ensancha la perspectiva, es estimulante, está vivo, es pleno. Es un sendero desconocido que requiere estar atento y despierto. Lo nuevo tiene otro sabor, otros sonidos y olores, nos deja perplejos, alegra y enciende el corazón. Sigue leyendo