El espectáculo del ocho en la Catedral de Mallorca

22 marzo, 2012

 

ldm035mh001

Cada año el 2 de febrero, fiesta de la candelaria, y el 11 de noviembre, fiesta de San Martín, ocurre un fenómeno espectacular en la Seu, la Catedral de Mallorca. Si  hace sol a partir de las 8 de la mañana el reflejo del rosetón mayor  se coloca justo debajo del rosetón de la fachada principal, lo que algunos llaman el espectáculo del ocho. Sigue leyendo

Todos somos Buda

7 enero, 2012

 

buda luna

Siddartha Gautama nació en la India, muy cerca de lo que hoy es Nepal, en el siglo V a. C. Vivió como un príncipe y renunció a sus privilegios cuando entró en contacto con el dolor y la muerte, circunstancias que le impulsaron a investigar sobre el sufrimiento de la vida. Tomó la firme determinación de sentarse a meditar bajo un árbol -en la ciudad de Gaya- sobre el origen y la liberación del sufrimiento, y un 8 de diciembre a la edad de 35 años alcanzó la “Suprema Iluminación”. Buda significa: “el que ha despertado”. Sigue leyendo

Meditar es ir hacia el centro (II)

16 junio, 2010

10690166_916592761707948_1445925402662545004_n

 

En la práctica de la meditación soltar es imprescindible, fundamental. Soltarlo todo, desprenderse de todo, morir una y otra vez en el cojín. Dejar de aferrar, relajarse y crear espacio, sin esfuerzo. En una actitud alerta y a la vez relajada, soltando pero manteniéndose firme y despierto se conecta con el vacío, con el centro o tesoro interior, accediendo a la intimidad con uno mismo. Sin detenerse en nada, sin estancarse, únicamente sentarse y dejar pasar. Sigue leyendo

Meditar es ir hacia el centro (I)

11 mayo, 2010

Buda0

 

Todas las religiones apuntan a la experiencia de una realidad inefable, absoluta, la Unidad, la gran alma, el Ser, para muchos, Dios. Sabemos que el término religión viene de religare, que significa «unir» (o «reunir») y que todos participamos de la unidad del Ser divino a través de nuestro Ser esencial. Puede decirse que somos conciencia encarnada, una conciencia que respira por medio del aliento divino. El sentido trascendente del ser humano es percibir aquello se encuentra más allá del espacio y el tiempo, lo eterno de la existencia. Sigue leyendo